Historia

La idea de aplicar los principios de la rehabilitación y las técnicas manuales a los animales, a pesar de no ser nada nuevo, cobra importancia a mediados del 1990. Cada vez más se está concienciando a los compañeros de profesión de las oportunidades terapéuticas que ofrece la rehabilitación y acupuntura.

En estados unidos, el creciente interés por esta especializad cobró vital importancia en el año 1980 aunque no fue hasta el 1990, gracias a artículos, publicaciones, estudios, ensayos, etcétera, que no fue reconocida oficialmente. Fue entonces cuando se fundaron las principales asociaciones American Physical Association (APTA), American Veterinary Medical Association (AVMA) y el American College of Veterinary Surgeons (ACVS) en donde se formó el Animal Physical Therapist Interest Group con el APTA.

En España, es ahora cuando la Rehabilitación y Acupuntura se está conociendo y usando con gran éxito y aceptación en tratamientos ortopédicos y neurológicos. Y des del 2015 nace la Asociación Española de Veterinarios Especialistas en Fisioterapia (AEVEFI).

Las crecientes expectativas de los propietarios junto con el avance de las nuevas y sofisticadas tecnologías hacen que el interés por la rehabilitación y sus beneficios crezcan día a día.

También, muchos veterinarios tienen la necesidad de mejorar el cuidado post- operatorio de sus pacientes. Hasta ahora, hemos prestado especial atención en el cuidado pre -operatorio, en el diagnóstico, en la técnica quirúrgica, pero no en la recuperación física y emocional del paciente.

Los resultados clínicos y los beneficios de los tratamientos intensivos post- operatorios de rehabilitación en humanos han hecho que los veterinarios se planteen nuevas estrategias y cuidado post-operatorio.

Por otro lado, nuestras mascotas son más longevas y necesitan nuevos cuidados y nuevas filosofías de tratamiento.

Debemos destacar, que sólo los profesionales veterinarios en España según el Consejo General de Colegios Veterinarios de España, pueden realizar actos relacionados con la psicología, rehabilitación, odontología, etc… En el caso de personal no veterinario está incurriendo en un supuesto de intrusismo profesional según lo previsto en el artículo 403 del código penal y puede ser castigado por ello.