ADIÓS A LAS GRIETAS EN LAS ALMOHADILLAS

Uno de los principales cuidados que debes tener con tu mascota es el cuidado e higiene de la piel, orejas, ojos y sobretodo las almohadillas. Rara vez, se les presta la atención que debiéramos… y no hemos de olvidar que nuestros canes dependen del estado de sus almohadillas para transpirar y caminar. Su gruesa epidermis la protege contra traumatismos mecánicos y los grandes depósitos de grasa la proporcionan elasticidad para absorber los golpes.

Porporcionan información sensorial. Poseen numerosas glándulas sudoríparas que producen una secreción que puede mejorar la tracción durante la carrera y las escaladas, y también son muy importantes en la demarcación odorífera (marcaje del territorio).

Así pues, en este  POST vamos a ver qué causas pueden hacer que tu perro se dañe las almohadillas, cómo prevenirlo y cómo detectarlo.

Ante todo, si tu can manifiesta daños en más de una almohadilla de forma reiterada, con ulceraciones, granulomas, o lesiones que supuran debes acudir a tu veterinario para que lo examine y descarte cualquier infección o cuerpo estraño (espigas).

Una vez se confirma que no hay ninguna enfermedad que esté produciendo estas lesiones si no que es una tendencia a la sequedad a las almohadillas puedes seguir estos consejos.

¿qué causa sequedad y grietas en las almohadillas?

  1. Raza; hay diferentes razas que tienen mayor predisposición a tener infecciones por la conformación y anatomía de las almohadillas; Bulldog francés, bulldog inglés..
  2. Exceso de deporte; para muchos no es nuevo ver que nuestros perros se dañan las almohadillas cuando se someten a entrenamientos sobre superfícies duras, irregulares, ásperas y/o rugosas.
  3. Entrenamiento a edades tempranas: las almohadillas de los cachorros tienden son más sensibles a la erosión o ulceración
  4. Uñas largas: el mal recorte e higiene de las uñas, hace que lo dedos aplomen de forma anormal y generen ‘callos’ en las almohadillas por mal aplomo.
  5. Mal Aplomo; las deformidades en los huesos generarán un desviación del peso en los dedos y consecuentemente a sus ‘zapatos’, las almohadillas
  6. Enfermedades crónicas; Leishmania, pododermatitis, infecciones fúngicas, enfermedades inmunomediadas.

¿cómo puede prevenir que se le agrieten?

  1. Hidratación: mantener a los perros bien hidratos mediante bebidas isotónicas, caldo, aguas savorizadas es muy importante. El estado de hidratación permite mantener una funcionalidad renal i respiratoria óptima.
  2. Prevención de infecciones: Evitar que queden húmedo los espacio interdigitales y entre almohadillas. Esto ayudará a prevenir la aparicion de eccemas húmedos o infecciones secundarias. Se pueden utilizar soluciones antisépticas (Clorhexidina, Povidona Iodada diluida…) Lo más importante es secar bien y recortar los pelos.  Os recomiendo usar VETERYCIN Spray, es una solución antibacteriana y antifúngica, útil para el tratamiento de lesiones abiertas en las almohadillas. 
  3. Higiene de las uñas: el recorte de las uñas a veces puede ser peligroso en las uñas negras donde no se evidencia la vena interior. En estos casos, puede acudir a tu veterinario para las recorte o bien otra posibilidad es utilizar una lija de uñas metálica. De esto modo nunca podrás cortar la vena i producir un sangrado.
  4. Protección con zapatos: hay botas adaptadas para animales que se dedican a correr en carreras o sobre hielo. Una de las que más me gustan son las de Hurtta. Las botas sirven para proteger las almodillas de las lesiones por agresión o erosión. Mantén una buena higiene y evita la humedad.
  5. Películas protectoras: es una de las mejores prevenciones. Hay diferentes productos en el mercado, des de cremas, geles, unguentos, etc… a base de vaselina, centella asiàtica, echinacea, zinc,  etc… estos productos hidratan y refuerzan las almodillas. Pueden aplicarse dias antes de una competición, durante esta o como método preventivo. Crema Dermoscent, Ado Qatro, Dog Paws….
  6. Suplementos: Biotina, omega 3-6…

¿cómo detecto las grietas secas?

Primeramente verás que el animal cojea o levanta la pata o no quiere caminar. Si detectas una lesión, es recomendable limpiar primero con una solución antiséptica. Aplica una loción anti bacteriana y cubrir con una gasa y un ligero vendaje en la extremidad afectada.

En el caso de lesiones o cortes profundes acudir a vuestro veterinario para chequear al animal ya que podrían necesitar de antibióticos.