ADIÓS A LAS GRIETAS EN LAS ALMOHADILLAS

La gruesa epidermis de las almohadillas protege contra traumatismos mecánicos y los grandes depósitos de grasa la proporcionan elasticidad para absorber los golpes.